El AJC recibe con beneplácito el editorial del New York Times sobre comentarios del Presidente egipcio

Nueva York –16 de enero de 2013 – El AJC recibió con beneplácito el editorial de hoy del New York Times, “Los repulsivos comentarios del Presidente Morsi”, que siguieron al artículo sobre el mismo tema que publicó el diario en la primera plana de su edición de ayer.

 

El editorial señala que “Sus comentarios [del Presidente Morsi] de hace casi tres años sobre sionistas y judíos, que recientemente salieron a la luz, plantean serias dudas sobre si éste podría alguna vez aportar la moderación y estabilidad que se necesitan. Según informó David Kirkpatrick en The Times, se muestra al Sr. Morsi en un video de 2010 dando un discurso en el que insta a los egipcios a “criar a nuestros hijos y nietos inculcándoles el odio a los judíos y sionistas”. En una entrevista televisiva meses después, describió a los sionistas como “las sanguijuelas que atacan a los palestinos, esos belicistas, descendientes de simios y cerdos”. Ese tipo de intolerancia es inaceptable en todas partes y en todo momento. Pero resulta aún más inaceptable cuando proviene de alguien que se convierte en el presidente de un país importante. Los comentarios del Sr. Morsi merecen una condena explícita, como la del gobierno de Obama el martes… La triste realidad es que difamar a los judíos es una característica demasiado corriente del discurso egipcio y árabe…”. 


“El importante artículo de ayer y el editorial de hoy de The Times son sumamente necesarios en vista de estos comentarios absolutamente despreciables”, dijo David Harris, director ejecutivo del AJC.

 

“Nadie debería hacer caso omiso, minimizar, o racionalizar lo que el diario adecuadamente denominó “intolerancia pura”. En realidad, el diario podría haber ido un poco más allá y señalar que el Sr. Morsi, hoy gobernante del país más populoso del mundo árabe, que recibe ayuda y armamento de EE.UU., también para nuestra sorpresa, tildó escandalosamente al Presidente Obama de “mentiroso” en sus comentarios. Y se debería dejar en claro que la frase que usó –“descendientes de simios y cerdos” – es moneda corriente para demasiados predicadores y otros portavoces musulmanes al referirse al pueblo judío”.

 

“Más aún”, añadió Harris, “el editorial plantea algo que para nosotros es una pregunta debatible –“¿El Sr. Morsi Realmente cree lo que dijo en 2010”? ¿Por qué hubiera hecho los dos comentarios, no uno, ambos grabados además, si no creyera lo que estaba diciendo? ¿Y acaso esos sentimientos no reflejan la postura de la Hermandad Musulmana, desde hace tiempo el hogar político del Sr. Morsi, y exponente del antisemitismo desde su fundación hace más de 80 años?”


“Hace tiempo que el AJC ha instado a prestar mayor atención diplomática y mediática al problema endémico del antisemitismo en el mundo árabe –en la mezquita, los medios, las aulas, el discurso político, y la calle”, concluyó Harris. “Demasiados observadores, sin embargo, han preferido soslayar o subestimar la potencia del tema, o su efecto corrosivo sobre la posibilidad de crear un ambiente conducente a la resolución pacífica de conflictos y al respeto mutuo, dos de los objetivos primordiales del AJC. Los comentarios del Sr. Morsi deberían llevarnos a reconocer urgentemente la profundidad del problema y la necesidad de responder con absoluta franqueza”.

 

Date: 1/16/2013 12:00:00 AM
AJC © 2014