Una semana fatídica para Medio Oriente

David Harris

 

Esta semana traerá consigo dos eventos significativos.

 

El primero es un aniversario que representa un hito. El 29 de noviembre de 1947, la Asamblea General de la ONU, en una votación con 33 a favor, 13 en contra, y 10 abstenciones, aprobó la Resolución 181, conocida también como Plan de Partición de Palestina.

 

El plan recomendaba la división de la tierra, entonces bajo el Mandato británico, en dos estados -uno judío y el otro árabe.

 

Si bien la parte judía estaba descontenta ya que las fronteras propuestas del Estado judío reducían la tierra prevista en la declaración Balfour de 1917 a un octavo de su tamaño original, aceptó el plan.

 

Sin embargo, el mundo árabe rechazó la idea misma de la partición, ya que no estaba dispuesto a aceptar la legitimidad de una entidad judía soberana en la región.

 

El delegado iraquí ante la ONUdeclaró, "Deseo dejar constancia de que Irak no reconoce la validez de esta decisión".

 

Su contraparte siria se hizo eco de esta opinión, ydeclaró: "Señores, la Carta de la [ONU] está muerta. Pero no por muerte natural; fue asesinada, y todos ustedes saben quién es el culpable. Mi país nunca reconocerá tal decisión".

 

Sus insolentes opiniones fueron rechazadas por una mayoría decisiva de los estados miembro de la ONU de ese entonces. Tampoco simpatizó con ellas el Secretario General de la ONU Trygve Lie. 

En sus memorias, In the Cause of Peace: Seven Years with the United Nations,
escribió: "La partición de Palestina y la creación ulterior del Estado de Israel se convirtieron en uno de los capítulos más dramáticos de la historia inicial de las Naciones Unidas. Desde mi cargo de Secretario General apoyé enérgicamente la decisión de la organización desde el momento en que la tomó".

 

Posteriormente, al describir los eventos reales de mayo de 1948, el Secretario General afirmó: "Los estados árabes lanzaron su invasión a Palestina coincidiendo con el fin del Mandato [británico].Se trató de un desafío armado a las Naciones Unidas[énfasis añadido], y proclamaron abiertamente su agresión telegrafiando noticias de la misma a la sede de Naciones Unidas".

 

¿Por qué es tan importante recordar estos sucesos 65 años después?

 

En primer lugar para hacer hincapié en el proceso deliberativo de la ONU. En 1947, la ONU actuó sólo después de una intensa investigación de los mejores resultados para dos nacionalismos incompatibles - judío y árabe. 

En segundo lugar, para recordar que una solución de dos estados fue la recomendación de la ONU, y que la parte judía la aceptó tanto en principio, como en la práctica.

 

Y en tercer lugar, para recordar que fue el Secretario General de la ONU quien rotuló a la respuesta militar árabe, que pretendía la aniquilación del Estado judío en ciernes, de "desafío armado a las Naciones Unidas".


Y ahora volvamos a esta semana.

 

El presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas ha exigido el reconocimiento de "Palestina" como Estado observador no miembro de la ONU, un estatus que actualmente detenta la Santa Sede y anteriormente Suiza, hasta que se convirtió en miembro pleno en 2002.

 

Se espera que el asunto se presente ante la Asamblea General el 29 noviembre, el mismo día de 65 años atrás, en que el organismo mundial aprobó el Plan de Partición.

 

Pero a diferencia de dicho plan, esta táctica Palestina no fue el resultado de misiones de estudio de la ONU y conversaciones prolongadas involucrando a diversos países. Por el contrario, es una idea palestina, previsiblemente avalada por la Liga Árabe y la Organización de la Conferencia Islámica, que no tendrá ningún impacto beneficioso en el terreno.

 

Si la Autoridad Palestina hoy plantea seriamente superar sus muchos rechazos pasados a un acuerdo de dos estados, sólo se podrá lograr un avance en la mesa de negociaciones con Israel, la otra parte del conflicto.


En lugar de eso dirigirse a la ONU, es en realidad una diplomacia evasiva, que circunvala a la parte que realmente debe participar.

Desde 1947, la historia ha avanzado. A diferencia de la situación de ese entonces, hoy sólo puede surgir un Estado palestino como resultado de conversaciones directas entre las partes.

 

Las naciones genuinamente comprometidas con el avance del proceso de paz deberían por ende pensar dos veces sobre qué les están pidiendo los palestinos que aprueben.

 

El apoyo a esta maniobra palestina sólo abonará la internacionalización del conflicto, abrirá las puertas a una "Palestina" en mejores condiciones para hacer la guerra a Israel en la Corte Penal Internacional y otros organismos de Naciones Unidas, y de esa manera ampliar, en lugar de limitar, la brecha entre las partes.


Y finalmente, ¿cuáles son exactamente las fronteras de la "Palestina" del Sr. Abbas?

 

Por ejemplo, ¿incluyen la Franja de Gaza gobernada por Hamas, a quien dice representar pero que le ha vedado la entrada durante más de cinco años y sobre la cual no tiene autoridad de gobierno?


Sin embargo suponiendo que la represente, ¿cómo podría explicar a los estados miembros de la ONU la reciente violencia mortífera que emanó de Gaza? Se trató de un acto descarado de agresión contra Israel, un estado miembro de la ONU -un acto que el señor Abbas ha 
rehusado condenar.

 

Habiendo cometido un error trágico en 1947 al despreciar una propuesta de acuerdo de dos estados,¿ los seguidores de la causa Palestina cometerán otro en 2012 rechazando la última oferta de Israel de negociar un acuerdo de dos estados, y en lugar de ellos buscarán una táctica evasiva en Naciones Unidas que no llevará a ninguna parte?

 

Considerando los antecedentes, yo no lo descartaría.

Date: 11/27/2012 12:00:00 AM
AJC © 2014