El AJC aplaude la iniciativa sobre Reforma Inmigratoria de Latino-Jewish Congressional Caucus

El AJC aplaude la iniciativa sobre Reforma Inmigratoria de Latino-Jewish Congressional Caucus

22 de julio de 2013 – Washington – AJC, la organización judía de incidencia global, elogió la iniciativa de Latino-Jewish Congressional Caucus, anunciada en el día de hoy, de declarar un conjunto de principios sobre la reforma inmigratoria.

"Las comunidades latina y judía de Estados Unidos comparten intereses y valores que han sido definidos por sus experiencias singulares como inmigrantes que frecuentemente navegan a través de diversas identidades, nacionalidades y culturas", afirman los principios. "Como socios de larga data en estas cuestiones, instamos a encontrar soluciones pragmáticas, de sentido común, para reparar nuestro sistema inmigratorio". Los principios detallan perfiles de lo que ambas comunidades perciben como elementos esenciales de la legislación de la reforma inmigratoria.

Los co-presidentes del caucus emitieron el documento de principios en un esfuerzo por generar respaldo para la aprobación en la Cámara Baja del proyecto pendiente de reforma inmigratoria. El Senado, con un fuerte voto bipartidario, aprobó una medida similar de reforma inmigratoria en junio.

“La iniciativa del Latino-Jewish Congressional Caucus reviste una importancia vital, haciendo hincapié en que ambas comunidades en Estados Unidos han estado abogando activamente por una reforma inmigratoria que se necesita desde hace mucho tiempo", dijo Dina Siegel Vann, directora del Instituto de Asuntos Latinos y Latinoamericanos del AJC.

La creación del Latino-Jewish Congressional Caucus dos años atrás contó con el enérgico apoyo del Instituto de Asuntos Latinos y Latinoamericanos del AJC. Veinticinco miembros de la Cámara Baja del Congreso de Estados Unidos se han incorporado al caucus, incluyendo a sus co -presidentes, Diputados Xavier Becerra (D.CA), Eliot Engel (D-NY), Ileana Ros Lehtinen (R.FL) y Debbie Wasserman Schultz (D-Fl).

EL BIPARTIDARIO Latino - Jewish Congressional Caucus PRESENTA PRINCIPIOS para una reforma inmigratoria integral

 

WASHINGTON, DC – En el día de hoy, el Latino - Jewish Congressional (LJC) Caucus, un grupo bipartidario de miembros judíos y latinos de la Cámara Baja del Congreso de Estados Unidos que trabajan juntos sobre temas de preocupación común, presentan cinco principios –entre ellos una vía hacia una ciudadanía bien ganada - e instan a buscar soluciones pragmáticas, de sentido común para reparar nuestro sistema inmigratorio, que también reflejen nuestros valores norteamericanos compartidos. Los co-presidentes de LJC Caucus hicieron públicas las siguientes declaraciones:

Diputado Xavier Becerra (CA-34), presidente del Bloque Demócrata de la Cámara Baja: “La inmigración nos impacta a todos, no sólo a los inmigrantes de origen judío o latino sino a todos los norteamericanos, y a aquellos provenientes de todo el mundo que aspiran a convertirse en ciudadanos contribuyentes de Estados Unidos. Y para reformar verdaderamente nuestro deteriorado sistema inmigratorio, debemos ofrecer soluciones que reflejen nuestros intereses y valores compartidos. Tengo el orgullo de unirme a mis colegas del Latino – Jewish Congressional Caucus para presentar estos principios basados en el sentido común -que incluyen una vía hacia una ciudadanía bien merecida- con el objeto de guiar a los miembros del Congreso de ambos partidos en su trabajo conjunto para finalmente reparar nuestro muy destruido sistema inmigratorio".

Diputada Ileana Ros-Lehtinen (FL-27): “Con una singular asociación histórica y experiencia inmigratoria común, las comunidades latina y judía también comparten valores de libertad, justicia, y derechos equitativos. Debido a ello, tengo el orgullo de unirme a mis colegas del Jewish-Latino Congressional Caucus e instar a una reforma de la legislación inmigratoria de nuestra nación que sea congruente con nuestros principios norteamericanos. Somos una nación de leyes, y somos también una nación basada en oportunidad y justicia para todos. Tengo la esperanza de que mis colegas de la Cámara Baja tengan en mente estos principios al trabajar juntos para cumplir con el imperio de la ley y fortalecer a nuestras familias y comunidades".

Diputado Eliot Engel (NY-16): “Estoy absolutamente a favor de una reforma inmigratoria integral que siga el esquema propuesto por Latino-Jewish Congressional Caucus. Todas nuestras familias han venido a este país desde otro sitio - Europa oriental, América latina, o innumerables lugares del mundo. La reforma inmigratoria involucra más que meras palabras redactadas en una ley -se trata de personas y familias, y las vidas que pretenden llevar. La reforma migratoria se debería haber hecho hace mucho tiempo. El Senado ha aprobado su legislación, y ahora la Cámara Baja debe hacer su parte y crear una vía hacia la ciudadanía al mismo tiempo que refuerza las fronteras y hace cumplir la legislación pertinente. No podemos hacer caso omiso de los 11 millones de personas -y sus familias, que incluyen a ciudadanos norteamericanos- que viven en nuestro país. Reparar esta situación fortalecerá nuestra seguridad nacional, ayudará a nuestra economía, y pondrá fin a la explotación de millones de personas. Además es lo que corresponde".

Diputada Debbie Wasserman Schultz(FL-23): “La reforma inmigratoria integral no debería plantear dudas. Con la reciente aprobación por parte del Senado del proyecto de inmigración, es ahora nuestra responsabilidad reparar el destruido sistema migratorio de nuestra nación. No debemos olvidar que somos una nación construida sobre los principios de la libertad -un lugar donde aquellos que buscan una vida mejor puedan tenerla si trabajan arduamente y aportan a sus comunidades. Estamos unidos en nuestros esfuerzos por aprobar una reforma inmigratoria justa y segura para preservar el sueño norteamericano".

Latino – Jewish Congressional Caucus
Principios sobre la Reforma inmigratoria

 

Las comunidades latina y judía de Estados Unidos comparten intereses y valores que han sido definidos por sus experiencias singulares como inmigrantes que frecuentemente navegan a través de diversas identidades, nacionalidades y culturas.

En ambas comunidades, los inmigrantes se reasentaron en Estados Unidos con la esperanza de ofrecer un futuro mejor a sus familias. Tanto los inmigrantes judíos como los latinos han luchado para superar la discriminación y encontrar un equilibrio entre la integración a la cultura americana y la preservación de su rico patrimonio cultural. Nuestras comunidades han construido fuertes coaliciones para abordar diversos asuntos, sobre la base de esta experiencia histórica común; esto se evidencia claramente en nuestro trabajo conjunto sobre cuestiones migratorias y la reforma de nuestro desbaratado sistema inmigratorio.

Como socios de larga data en estas cuestiones, instamos a encontrar soluciones pragmáticas, de sentido común, para reparar nuestro sistema inmigratorio de manera que cumpla las necesidades económicas de nuestra nación, proteja a quienes huyen de la persecución, refleje nuestro compromiso compartido con la seguridad, justicia, igualdad de oportunidades, unificación familiar, integración de los inmigrantes y dignidad humana.

Nos basamos en nuestras tradiciones para apoyar una reforma que garantice que las oportunidades y libertades de Estados Unidos sean accesibles a todos. Por ello, nos comprometemos a generar una legislación de reforma inmigratoria bipartidaria que incluya:

  • un camino viable y eficiente hacia la ciudadanía para los inmigrantes indocumentados
  • reformas para dar respuesta a los flujos futuros y al atraso de nuestro sistema inmigratorio actual, reconociendo los aportes económicos, sociales y culturales de los trabajadores inmigrantes y sus familias;
  • reformas congruentes con los derechos civiles, constitucionales y humanos básicos;
  • un mayor compromiso para respaldar la integración cívica y económica de todos los inmigrantes; y
  • medidas de cumplimiento inteligentes, efectivas y humanas que refuercen la seguridad nacional y de las fronteras.
Una reforma integral de la inmigración no trata sólo de inmigrantes, tiene que ver con nosotros: latinos, judíos y todos los norteamericanos. Una reforma inmigratoria integral que refleje nuestros valores e intereses como norteamericanos fortalecerá la competitividad global de nuestra nación en el siglo XXI y permitirá a los inmigrantes de hoy, así como a las futuras generaciones, una oportunidad de alcanzar el éxito en Estados Unidos. 
AJC © 2014